jueves, 23 de noviembre de 2017

SOPA DE CEBOLLA CON ALMEJAS


Sopa de cebolla con almejas



No se si también te pasará a ti, pero yo vivo en  una inseguridad continua. La red vive un boom de bulos, de fake news como se dice ahora, con noticias que parecen verosímiles y que luego resultan ser totalmente falsas. Dejando de lado la intención con que se lleven a cabo, la consecuencia es que ha llegado un momento en que cualquier información que leo la pongo en entredicho, no vaya a ser que me estén colando una trola como una catedral. 

Ayer leí una de esas noticias que te dejan con los ojos a punto de salirse de las cuencas. Resulta que se ha celebrado en Estados Unidos el primer congreso del FEIC, organización, club o lo que sea, que reivindica que la Tierra es plana. Conmocionada por semejante desprecio a la ciencia, sigo leyendo y  hablan de una asistencia de más de 500 personas, con perspectivas de triplicar la cifra en el congreso del próximo año. Creo que entendí que la Tierra es plana y claro se ve que cuando llegas al fin del mundo no te caes porque está rodeada de grandes bloques de hielo que hacen de tope... 😲 No dicen nada de en qué "condiciones" estaban los asistentes, pero ya puestos me pongo a elucubrar y seguramente creerán que hay una conspiración  mundial para esconder la verdad, vete a saber con qué motivo, que esto ya se me escapa.
Pero y si es una de esas fake news y ahora mismo estoy haciendo el ridículo comentando semejante ida de olla? Pues va a ser que no, hoy mismo he leído en más medios que efectivamente ha existido ese congreso, así que Einstein tenía razón:" Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo".

Qué tiene esto que ver con nosotros? Parecería que nada, pero como todos sabemos en este mundillo también hay engaños, recetas imposibles o fotos que no tienen nada que ver con la receta,  y también algún que otro aprovechado con los que nos hemos topado todos en más de una ocasión. Pero las mentiras tienen las patas muy cortas y en esto se descubren enseguida. Las recetas no engañan, te pueden gustar o no, pero es tan fácil como hacerlas y comprobar si son lo que prometían, verdad?

Hoy te presento una sopa que a mi me ha encantado. Une la clásica sopa de cebolla y el sabor del mar con un fumet de pescado y unas almejas para conseguir una sopa de sabor delicado y suave,  y como sabes que ya estoy en modo Navidad, te la recomiendo sin dudarlo para un primer plato maravilloso que puedas servir en estas fiestas.


Ingredientes:
- 400 gr. de almejas
- 3 cebollas grandes
- 750 ml. de caldo de pescado 
- un chorrito de vino blanco
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- perejil fresco picado
- sal gorda
- una pizca de sal fina
Para el caldo o fumet de pescado:
- cabezas y espinas de pescado blanco (más o menos 500 gr.)
- 1 zanahoria
- 1 puerro
- 1/2 cebolla
- una rama de perejil fresco
- 1 l. de agua aproximadamente
- sal.

Elaboración:

Utilicé caldo de pescado casero que tenía congelado y por eso no puedo poner las fotos. Para elaborarlo se ponen todos los ingredientes troceados en una olla y se cubren con agua y un poco de sal. Se deja hervir durante 15 minutos y se va quitando la espuma según vaya apareciendo. Se comprueba de sal y ya está listo para usar o congelar.
* *

1. En primer lugar dejaremos las almejas en un recipiente con agua fría y una cucharada colmada de sal gorda durante una hora por lo menos, si puede ser más tiempo, mejor, para que suelten la arena. 
2. Una vez pasado el tiempo las sacamos (una por una para no remover el agua y que la arenilla se quede abajo) y las pondremos al fuego con una cucharada de aceite y un chorrito de vino blanco, hasta que se abran. No añadas sal.
3. Reservamos el caldito y sacamos las almejas a un plato mientras se hace la sopa.



4. Pelamos y cortamos las cebollas en juliana y las pochamos en una cazuela con el resto del aceite de oliva, a fuego muy suave, durante 15 minutos y removiendo contínuamente hasta que veamos que la cebolla está blandita. Para ayudar a que sude la cebolla añadiremos una pizca de sal, pero sin pasarnos porque el caldo que añadiremos ya está salado.
5. Colamos el caldito de las almejas y se lo añadimos a las cebollas. Siempre es mejor colarlo para asegurarnos de que no quede ni rastro de arenilla que arruinaría la sopa.
6. Agregamos también el fumet de pescado, subimos el fuego al máximo y esperamos a que vuelva a hervir. Entonces bajamos de nuevo el fuego y lo dejamos  15 minutos más. 



7. Incorporamos las almejas reservadas (se pueden sacar de las conchas si se prefiere), damos un hervor todo junto y retiramos ya del fuego.






Servimos la sopa bien caliente en los platos y terminamos con un poquito de perejil picado.




Nota: Si no tienes tiempo o ingredientes para hacer el caldo, aunque es rápido,  puedes echar mano de un caldo de pescado envasado, o incluso agua con una pastilla de caldo de pescado

¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

jueves, 16 de noviembre de 2017

HUEVOS RELLENOS DE ENSALADILLA



Huevos rellenos de ensaladilla




Siguiendo con las propuestas para la mesa navideña, aquí va un clásico: los huevos rellenos. Las infinitas posibilidades los hacen imprescindibles en una mesa repleta de aperitivos, lo que solemos hacer en todas las casas poniendo platos y bandejas como si fuera la última comida de nuestra vida.
En estas fechas comer como si no hubiera un mañana tiene bastante de irracional, pero es inevitable. 

Yo soy muy de hacer listas para estas ocasiones, lo planifico y lo apunto todo: para comprar, para congelar, para picar, para los veganos, para los niños... y esto para cada comida o cena. Si se me ocurre comentarlo en casa recibo siempre la misma respuesta, mamá, dónde vas con tanta comida, mira que eres exagerada! Pero las veces que les he hecho caso y me he cortado poniendo cosas, había que verles la cara de y esto es todo? Así que dejaremos la racionalidad para otra ocasión y seguiremos la tradición de cebarnos, que al fin y al cabo todo se acaba comiendo, las sobremesas son largas y da tiempo de comer, merendar, cenar y recenar si hace falta.

Aquí va, pues, una de huevos rellenos, en este caso de ensaladilla.


Ingredientes:
- 1 patata grande o dos medianas
- 8 huevos duros
- 6 palitos de surimi
- 15 aceitunas sin hueso
- 1 latita de atún en aceite
- mayonesa

Elaboración:
1. Cocer la patata con su piel, dejar enfriar y pelar. Cortar en daditos un poco más pequeños que si hiciéramos una clásica ensaladilla rusa. Salar ligeramente.
2. Escurrir el aceite de la lata de atún, desmigar y mezclar con las patatas.
3. Picar los palitos de cangrejo y añadir. Hacer lo mismo con las aceitunas.



4. Partir los huevos por la mitad a lo largo, sacar las yemas y reservar una de ellas para la decoración final. El resto chafarlas con un tenedor y añadirlas a la ensaladilla.
5. Mezclar todo esto con unas cuantas cucharadas de mayonesa, aunque en este caso yo no he puesto demasiada cantidad pensando en que los iba a terminar con otra cucharada una vez rellenos. Cada cual le pone la cantidad según gustos, a algunos les gusta a rebosar de mayonesa y a otros menos, así que este tema es libre.



Para presentarlos he cortado unas hojas de lechuga en juliana, una cucharada de mayonesa encima de cada huevo y la yema reservada rallada por encima. 






¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

jueves, 9 de noviembre de 2017

PAVO CON SALSA DE COCACOLA Y NARANJA


Pavo con salsa de coca-cola y naranja


Podemos decir que ya ha llegado el invierno, y un año más nos hemos quedado sin otoño. Hace frío, nieva por algunas partes y hace un viento muy desagradable, pero sigue sin llover. La cosa ha pasado de preocupante a desesperante porque no está en manos de nadie, y por lo tanto no tenemos a quien echarle la culpa... con lo reconfortante que siempre resulta esto 😜.

Llueva o no, lo que es seguro es que estamos a un paso de la Navidad otra vez, y como yo soy tan previsora de cara a las fiestas me imagino que no soy la única y que seguramente más de uno o una estará pensando lo mismo:  qué voy a poner en la mesa estas fiestas?

Bueno, pues a partir de ahora mis recetas irán encaminadas a dar ideas para estas fechas. El plato de hoy puede encajar perfectamente, y además si no te gusta el pavo se puede sustituir por otra carne como pollo o solomillo de cerdo que al igual que el pavo no necesitan demasiado tiempo para hacerse, por eso lo que no te recomiendo es que lo hagas con ternera que necesitaría demasiada cocción para quedar tierna. La salsita es una maravilla para los que nos gusta lo agridulce y como sugerencia puedes acompañarlo con arroz o cuscús. 
Pues vamos allá, toma nota de los ingredientes y anímate a hacerlo que es muy fácil.


Ingredientes:
- 800 gr. de pavo en trozos
- 300 gr. de cebollitas francesas
- 2 vasos de cocacola
- el zumo de 2 naranjas
- 2 cucharadas de ketchup
- 1 cucharada de salsa de soja
- aceite de oliva
- sal y pimienta negra

Elaboración:
1. Doramos los trozos de pavo sazonados con sal y pimienta negra en una cazuela con aceite de oliva. Una vez dorados los retiramos a un plato.




2. Pelamos las cebollitas francesas y las salteamos en el mismo aceite del pavo.
3. Añadimos el zumo de naranja y aprovechamos para rascar el fondo y mezclar con el zumo.
4. Incorporamos la coca-cola.



5. Agregamos el ketchup y la salsa de soja.
6. Dejamos a fuego medio 20 minutos para que la salsa vaya reduciendo hasta la mitad y se hagan las cebollitas.



7. Pasado ese tiempo incorporamos los trozos de pavo y lo dejamos 10 minutos más. Iremos removiendo de vez en cuando para que se mezclen todos los sabores y la salsa reduzca todavía más hasta quedar una salsita melosa riquísima.





¡Espero que te haya gustado!

Pavo con salsa de coca-cola y naranja



¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

jueves, 2 de noviembre de 2017

FLAN DE REQUESÓN (Microondas)



Flan de requesón (Microondas)



A pesar de llevar entre nosotros más de sesenta años, mucha gente todavía no le tiene confianza y eso que es rápido, limpio y encima nos ayuda a ahorrar energía. Pero nada, para muchas personas el microondas sigue siendo sólo un calientaleches y eso lo convierte en el electrodoméstico más infrautilizado de la casa. 

En mi caso es todo lo contrario y siempre que puedo prefiero el micro al horno convencional o la vitrocerámica. Hace años que hago las patatas de la tortilla en el micro, casi sin aceite; el arroz blanco queda espectacular, la coliflor ni te cuento y así muchas otras cosas por no hablar del calor que te ahorras durante el verano, lo que no tiene precio.

En el caso de los postres si hay alguna posibilidad de usarlo, ni me lo pienso. En el flan de hoy, por ejemplo, la diferencia es una hora de horno convencional por quince minutos de micro, y el resultado es idéntico. Y una vez que se comprueba el resultado, porqué seguir gastando energía sin necesidad, no te parece?
Pues toma nota y verás qué rico sale este flan.


Ingredientes:
- 200 gr. de requesón
- 3 huevos
- 4 cucharadas de azúcar
- 330 ml. de leche evaporada (o nata )
- caramelo líquido

Elaboración:
1. Batir tres huevos con el azúcar.
2. Desmenuzar el requesón e incorporarlo a los huevos
3. Mezclar con la leche evaporada. Aunque antes lo solía hacer con nata, la leche evaporada es mucho más ligera, pero eso va a gustos y necesidades.



4. En una flanera apta para microondas caramelizar el fondo con caramelo líquido.
5. Añadir con mucho cuidado la mezcla de requesón para que no se mezcle con el caramelo del fondo y meter en el microondas 15 minutos a máxima potencia.




 Dejar enfriar y desmoldar.



Nota: Si prefieres el horno convencional, a 160ºC durante una hora aproximadamente.


¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+


jueves, 26 de octubre de 2017

SOPA DE CALABAZA Y ARROZ


Sopa de calabaza y arroz



Esto del tiempo parece el día de la marmota. Increíblemente estamos a finales de octubre y todavía no podemos hablar de un otoño que ni está ni se le espera, ni llueve ni hace frío, ni sacas el abrigo ni te quitas la manga corta... vamos, que el tiempo está tan loco como muchas otras cosas en estos días.

Con la que está cayendo ojalá todos nuestros problemas fueran decidir qué ponemos de comer, verdad? Me temo que demasiada gente echa de menos pensar en cosas tan triviales, tan de la vida aburrida y cotidiana que hoy parece muy lejana. Pero esto es un blog de cocina y no de otra cosa, así que te voy a contar que es tiempo de calabazas según el calendario y que te propongo aprovecharlas para hacer una sopa  por si algún día de estos viene el otoño de repente y nos pilla de sopetón. Y oye, ojalá sea lo único que nos pille por sorpresa.


Ingredientes:
- 300 gr. de calabaza
- 1 cebolla
- 1 diente de ajo
- 1 puerro
- 1 zanahoria
- 1,5 l. de caldo de verduras (o caldo de pollo, o simplemente agua)
- 100 gr. de arroz
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- una pizca de sal

Elaboración:
1. En una cazuela con un par de cucharadas de aceite de oliva, pochamos la cebolla y el diente de ajo  picados.
2. Una vez la cebolla empiece a ablandarse agregamos el puerro cortado en rodajas finitas y la zanahoria de la misma manera.
3. Cortamos la calabaza en daditos y la incorporamos a la cazuela con el resto de las verduras.



4. Cubrimos las verduras con el caldo que hayamos elegido, en mi caso un buen caldo de verduras que al estar ya sazonado me ha ahorrado ponerle sal. Si eliges ponerle agua si que tendrás que ponersela, obviamente.
5. En cuanto la sopa comience a hervir añade el arroz, baja el fuego y deja que se haga tranquilamente todo junto. La calabaza se hará en el mismo tiempo que tarda en hacerse el arroz, y en cuanto esté en su punto apaga el fuego para que no se pase.


Sirve inmediatamente y disfruta de esta riquísima sopa.



¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

jueves, 19 de octubre de 2017

MAGDALENAS CASERAS


Magdalenas caseras


¿Cuántas veces has intentado hacer magdalenas en casa y te han salido más planas que una tabla? A mi casi siempre  hasta hace poco y por eso les tenía bastante manía. Siempre he dicho que jamás seré una buena repostera porque a mi me va más lo de cocinar a salto de mata y eso con lo salado te lo puedes permitir. Si me falta un ingrediente o no me gusta, lo sustituyo por otro y a correr y pocas veces sale mal porque la cocina es intuición principalmente, excepto en la repostería. 

No se puede hacer nada sin tener a mano la báscula, sin tener en cuenta el orden de los ingredientes, la temperatura del horno y mil cosas más. Y cuando no sale como te lo habías imaginado te entran las dudas: me he equivocado con la harina, el horno no estaba caliente... yo que sé, la cosa es que acabas rezando para que después del tomate que has organizado en la cocina, el resultado se parezca minimamente a lo que tendría que salir. 

Si a tí también te ha pasado lo de las magdalenas planas, ojalá te ayude esta receta. En cuanto a los ingredientes, como en todo, hay muchas recetas diferentes para hacer la misma magdalena. La mía no lleva mantequilla, es algo que procuro evitar en la mayoría de mis recetas siempre que sea posible, pero los demás son los de siempre, huevos, azúcar, harina y un poco de leche. Lo verdaderamente importante para que tengan ese bonito copete que marca la diferencia entre una magdalena perfecta y una chafada, es la nevera. Una vez que hayas preparado la masa, déjala enfriar en la nevera una hora. La diferencia de temperatura con el horno ya caliente es lo que hará que la levadura se anime a subir como toca. Fácil, no? Pues hala, toma nota y a partir de ahí, a hacerlas de todos los sabores.

Ingredientes (24 magdalenas):
- 3 huevos tamaño M
- 200 gr. de azúcar blanco
- 180 ml. de aceite de oliva suave (0,4 acidez)
- 250 ml. de leche  (yo semidesnatada)
- la ralladura de un limón
- 350 gr. de harina
- 1 sobre de levadura (polvo de hornear) 15 gr.
- 1 cucharadita de agua de azahar o una gotas de esencia de vainilla (opcional)

Elaboración:
1. Batir los huevos con el azúcar. Con varillas se hace en un momento aunque no se trata de montar los huevos, así que puedes hacerlo con una varilla manual siempre que batas enérgicamente.
2. Agregar el aceite y seguir batiendo.
3. Añadir la leche, la ralladura de limón y el agua de azahar o vainilla (o nada porque esto es opcional).



4. Mezclar la levadura con la harina y tamizar poco a poco mientras se va removiendo, esta vez con una cuchara, lengua, etc, hasta incorporarla toda.



5. Ahora mete esta masa en la nevera por lo menos una hora. 
6. Enciende el horno a 220ºC con calor arriba y abajo cuando falten unos diez minutitos para que se cumpla la hora de refrigeración.
7. Una vez pasado el tiempo mete las cápsulas en un molde de magdalenas y llénalos las dos terceras partes, nunca los llenes del todo o tendrás un desastre asegurado cuando suban. 
8. Mete el molde en el horno y baja la temperatura a 200ºC. Verás como en pocos minutos empiezan a subir que da gusto verlas, y cuenta aproximadamente 15 minutos  hasta que tengan un bonito color dorado. Si tus moldes son más grandes o más pequeños porque quieres hacerlas minis pues te costará unos minutos más o menos.  



Con estas cantidades te saldrán dos bandejas, y si solo tienes un molde deja el resto de la masa en la nevera mientras se hace la primera tanda.
Una vez sacadas del horno déjalas enfriar encima de una rejilla y luego guárdalas en una caja metálica para que se conserven tiernas unos cuantos días, si no desaparecen antes.

¡Que las disfrutes!




¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

jueves, 12 de octubre de 2017

PICA PICA DE SEPIA (Receta mallorquina)


Pica pica de sepia


Siendo niña probé este plato la primera vez que pisé Mallorca y fue amor a primera vista, pero amor de verdad,  del que dura toda la vida 😍. Es un guiso tradicional, pero la costumbre es tomarlo de picoteo y por eso se llama pica  pica, además de que pueda ser más o menos picante según los gustos, por lo que muchos dicen que el nombre viene de ésto y no de lo anterior.  Nunca he sabido si es por una razón o por la otra, pero la verdad es que da exactamente igual. Lo importante es que es ESPECTACULAR.


Como cualquier guiso tradicional que se precie, en cada casa se hace de la forma en que se hizo siempre en la familia. En muchas se añaden pasas y piñones pero yo no le pongo porque en mis recuerdos nunca estuvieron.  Con los guisos tradicionales pasa como con las croquetas, si preguntamos cuáles son las mejores croquetas la respuesta será unánime: las de mi madre! 
En mi caso, mi madre, que tampoco era de aquí, también hacía pica pica con calamares en vez de sepia y le quedaba maravilloso, faltaría más. Eso si, siempre se aprenden cosas a lo largo de la vida y yo le pillé el truco a Koldo Royo como verás en la elaboración,  para que la sepia quede absolutamente tierna. 
Pues venga, toma nota de los ingredientes y anímate con este pica pica... y ya que nos ponemos podemos hacer más cantidad para congelar y disfrutar más adelante.


Ingredientes:
- 1 kg. de sepia
- 2 dientes de ajo
- cayena o guindilla
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 2 cebollas grandes
- 1 pimiento verde
- 400 gr. de tomate triturado
- 1 vasito de brandy
- 1 hoja de laurel
- una pizca de azúcar
- sal
- aceite de oliva

Elaboración:
1. Limpiamos la sepia y la troceamos en daditos.
2. Aquí va el truco para que salga tiernísima: Se ponen los dados de sepia en una cazuela a fuego lento, sin nada de aceite, y se va removiendo mientras suelta todo el agua y va reduciendo de tamaño y cambiando de color. No puedo decirte exactamente cuanto tiempo llevará este paso, pueden ser 20 minutos o media hora, o tal vez más, dependiendo de la cantidad y de la temperatura del fuego.
 


3. Mientras tanto pica los dientes de ajo, las cebollas y el pimiento verde.
4. De vuelta a la sepia, ahora echaremos un buen chorretón de aceite de oliva, y los dientes de ajo, y removeremos todo subiendo el fuego.
5. Agregamos la cebolla y el pimiento verde, y también un par de cayenas o guindilla si quieres que sea un poco picante. Por supuesto es opcional, si no te gusta no le pongas nada.
6. En este momento salamos ligeramente y añadimos el vasito de brandy y la hoja de laurel, y dejaremos a fuego vivo para que se evapore el alcohol.


7. Por último agregamos el pimentón, removemos y añadimos el tomate junto con una pizca de azúcar para evitar la acidez. Tapamos la cazuela y bajamos el fuego casi al mínimo para que se haga lentamente, más o menos una hora, hasta que esté en su punto. Como ves no le he añadido demasiada sal porque la sepia puede quedar muy salada como te pases, así que si hace falta es mejor rectificar una vez que esté totalmente hecha.




Amor al primer bocado, ya lo verás.






¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+